Volver a los detalles del artículo ¿Representa el programa de maquiladoras mexicanas una verdadera estrategia de desarrollo? Descargar Descargar PDF