Volver a los detalles del artículo En los confines de la cristiandad, Kino cabalgó con espuelas